El Misterio de la Ciudad Pantalón – Capítulo I

frontrow_elmisteriociud1

Para: Quito (Ciudad Pantalón)
Con amor: Una fanática de vestidos
 
Adoro ser mujer. Absolutamente todo de ello. Somos seres emocionales con una misteriosa
adicción a los zapatos y el chocolate. La verdad es que las mujeres somos un cuento; desde los
tratamientos de vampiro (AKA plasma) hasta las fajas de yeso para bajar medidas (si los hombres
tan solo supieran ….uf!). Dejando locuras a un lado, de todas estas la que más me intriga no es
que nos inyectemos plasma ni nada por el estilo. El enigma de la Quiteña para mi es que nos
hemos olvidado de una prenda universalmente femenina – el vestido. No se han dado cuenta?
Es más, si estás leyendo este blog, te apuesto a que si no estás en pijamas probablemente estás
puesta PANTALÓN, JEANS, o LEGGINGS. Para las que no? 10 femme-points extras.
 

Cada que abro el tema me salen con “debe ser por el clima”… no me vengan a cuentear.  Eso de
que debe ser por el clima frío Quiteño, no me lo como. Por qué?

 

Razón #1 – No lo pensamos dos veces cuando de bajar de peso se trata. Mi tía de casi 60 años se
sigue sometiendo un mínimo de 4 veces semanales a esos wraps HELADOS que prometen dejarte
cinturita.

 

Razón #2 – Cada finde que salgo, nunca falta la cola de 20 chicas congelándose afuera del Love
en mini falda…todo en el nombre de la belleza.

 

Razón #3 – CUÁL FRÍO!? Últimamente los calores que este sol me dan son cuasi-menopaúsicos y
por poco compiten con el Guayas.

Mi amiga Paris (seudónimo perfecto), jura que es por que “somos una ciudad de curuchupas” …
pero si las primeras en ponerse falda, por más horribles que sean esos uniformes, son las chicas
de? cuáles escuelas? Ah…y por supuesto, hay esto :

 

Deuteronomio 22:5 // “No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer;”

 

Debo admitir que desde mi regreso al Ecuador mi estilo ha sucumbido a las presiones sociales del
pantalón.  He notado que cada vez uso menos vestidos y faldas pero me rehúso a olvidarlas. AMO
LOS VESTIDOS. AMO LAS FALDAS. Me siento más femenina cuándo me las pongo y sigo en la lucha
por descifrar el “código del pantalón Quiteño”. Espero que el sinfín de investigaciones y encuestas
que planeo me ayuden a resolver el misterio.

 

Continuará….

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *